¿Por qué a mi hijo debe verlo un ortopedista pediatra?

ANTECEDENTES
Muchas dudas surgen a medida que nuestros hijos crecen, desde como criarlos, hasta temores respecto a su formación, configuración y desarrollo físico, y muchas veces no sabemos cuáles médicos deberían verlos.Muchas dudas surgen a medida que nuestros hijos crecen, desde como criarlos, hasta temores respecto a su formación, configuración y desarrollo físico, y muchas veces no sabemos cuáles médicos deberían verlos.

Si bien es cierto que la sabiduría ancestral de los abuelos es de mucha ayuda en la crianza de nuestros hijos, también debemos saber cuándo y a quién acudir en situaciones específicas.

Dentro de tanta información que nos rodea, cada día más, aparecen artículos escritos por “gurús” de la medicina, sin ser médicos ni tener alguna relación con el medio, a confundir o incitar el uso indiscriminado de “tratamientos” y consejos, que muchas veces desorientan a los padres.

Entonces, ¿por qué a mi hijo(a) debe verlo un ortopedista pediatra y no un traumatólogo general, o en el más común de los casos, acudir a una tienda ortopédica donde lo vera un técnico?
 
¿POR QUÉ A MI HIJO DEBE VERLO UN ORTOPEDISTA PEDIATRA?
EL ORTOPEDISTA PEDIATRA (OP)…

Es el médico mejor capacitado y con más experiencia para evaluar y tratar adecuadamente los problemas músculo esqueléticos (huesos, articulaciones y músculos) en un niño que tiene la característica que está creciendo. Esto incluye desde recién nacidos hasta la adolescencia (17 años).
FORMACIÓN Y ESPECIALIZACIÓN.
¿Cuál es el adiestramiento de un OP?

Los OP son especialistas en cirugía ortopédica y traumatología que decidieron enfocar su práctica médica en el manejo y cuidado de las patologías ortopédicas que ocurren durante la infancia y adolescencia. La naturaleza única en la atención médica y quirúrgica de los niños se aprende con una formación avanzada y experiencia en la práctica de sus métodos diagnósticos y terapéuticos; para ello se debe realizar una subespecialidad.

¿Cuáles patologías trata?

Erróneamente, siempre se ha pensado que el ortopedista pediatra solo trata problemas de pie plano y posturales, razón por las que muchos padres, pensando en la economía, prefieren acudir a un técnico ortesista. Esa idea no puede estar más alejada de la realidad, puesto que los problemas músculo esqueléticos de los niños y adolescentes son diferentes, la respuesta del cuerpo a las lesiones, infecciones y deformidades puede ser muy diferente de lo que se observa en una persona en plena madurez esquelética.

Desde la composición del hueso, la presencia de núcleos de crecimiento y la gran actividad biológica del hueso y el periostio en un esqueleto en crecimiento es tan diferente, que requiere especial cuidado y atención. Por este motivo, la evaluación y tratamiento de un niño suele ser bastante diferente a la de un adulto, incluso para el mismo problema.

Por otro lado, la configuración física del niño se modifica por etapas relacionadas con la edad, lo que provoca posturas y características que preocupan a los padres, y donde el desconocimiento de estas los lleva a utilizar tratamientos que están obsoletos o no corresponden, o mejor aún, no requieren de ningún tratamiento.

Entre las patologías que un OP diagnostica o maneja en conjunto con otras especialidades están:

1. Vigila el correcto crecimiento y desarrollo de sistema músculo esquelético, incluyendo variaciones normales del desarrollo.

2. Deformidades de extremidades y columna vertebral, congénitas o adquiridas (pie equino varo, displasia de cadera, escoliosis, dismetría de extremidades, enfermedad de Perthes).

3. Secuelas ortopédicas de alteraciones neurológicas (Parálisis cerebral infantil, mielomeningocele, distrofias musculares, trastornos sensitivo motores)

4. Secuelas ortopédicas de alteraciones del metabolismo óseo y/o hormonales (raquitismo, acidosis tubular renal, epifisiolistesis femoral capital, obesidad.

5. Asociaciones ortopédicas de enfermedades sindromáticas, alteraciones del colágeno (oteogénesis imperfecta), tumores óseos, displasias óseas (acondroplasia).

6. Infecciones músculo esqueléticas y sus secuelas.

7. Fracturas y traumatismos en general.

8. Estudio y análisis de las alteraciones de la marcha.

CONCLUSIÓN
Un Ortopedista Pediatra significa atención especializada para su hijo(a), con la experiencia para comunicarse, entender, examinar, diagnosticar y tratar problemas durante su crecimiento en un ambiente adecuado para ellos.

Leave a reply