¿Quién es el otorrinolaringólogo pediatra?

FORMACIÓN
Los otorrinolaringólogos pediatras, somos médicos que cursamos la carrera de medicina, después hicimos la especialidad en otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello, Durante este entrenamiento aprendemos herramientas médicas y quirúrgicas para tratar problemas de nariz, oído y garganta. Estos 4 años de estudio y entrenamiento lo recibo básicamente con pacientes adultos, ocasionalmente vemos pacientes pediátricos.

Al terminar esos cuatro años, un otorrinolaringólogo puede especializarse en alguna de las múltiples ramas que abarca la especialidad. En el caso de la otorrinolaringología pediátrica cursamos 2 años mas de entrenamiento en un hospital pediátrico.
 
¿QUE HACE DIFERENTE A UN OTORRINOLARINGÓLOGO PEDIATRA?
Los otorrinolaringólogos pediatras estamos capacitados para tratar y operar padecimientos de oído, nariz y garganta en pacientes desde que son recién nacidos hasta la adolescencia. Algunos decidimos seguir viendo pacientes adultos, ya que nuestra formación nos lo permite.

Ser otorrinolaringólogo pediatra no significa que seamos pediatras. Somos especialistas en otorrinolaringología con una formación más avanzada en pacientes pediatricos. Teniendo esta formación extra, damos un trato especial al paciente pediatrico. Lo más importante es hacer sentir cómodo y tranquilo a nuestro pacientito para que se deje explorar. Platicamos con el y con los padres para crear confianza y no nada más tratarlo com un adulto chiquito.

Explorar cavidades tan pequeñas como la nariz, boca y oídos es difícil, pero dando un trato tranquilo y sin molestias, facilitamos el rápido diagnóstico, además un niño no expresa tan fácilmente lo que siente por eso hay que explorar de la mejor manera para hacer la consulta más sencilla.

 

¿CUANDO VISITAR A UN OTORRINOLARINGÓLOGO PEDIATRA?
Cuando existen malformaciones en oído, nariz o garganta. Es decir, un bebé recién nacido puede tener alteraciones de nacimiento en sus orejas que condicionen su audición; alteraciones en la nariz que provoque dificultad respiratoria y problemas para la alimentación; alteraciones en la laringe que ocasionen ruidos “estridor” al respirar y que provoquen alteraciones en su desarrollo y alimentación.

 

SINDROMES: Existen síndromes que se asocian a malformaciones en oídos, nariz y garganta que deben ser valoradas por el otorrinolaringólogo pediatra para poder ofrecer el tratamiento adecuado. Existen otros síndromes que se relacionan con infecciones de repetición en ódios y vías respiratorias altas, como por ejemplo, el síndrome de Down. En este caso, se recomienda una valoración integral del paciente.
NARIZ: Cuando hubo algún traumatismo en nariz (sospecha e fractura) o cuando existen problemas de respiración oral, ronquido, apneas del sueño, es decir pausas en la respiración e infecciones de repetición de amígdalas y adenoides es necesaria la valoración; sangrados nasales de repetición.
OIDO: con presencia de secreción, perdida de audición, mareo, retraso en el desarrollo del lenguaje, infecciones recurrentes, o incluso con la sospecha ya de complicaciones tales como abscesos cerebrales.
CUERPO EXTRAÑO: Cuando existe la sospecha de introducciones un cuerpo extraño (comida, palstilina, papel, pilas, metal, plástico, puntas de lápiz, insectos) en OIDOS o NARIZ, siempre deberá ser extraído por el experto para evitar complicaciones.
SINUSITIS: Cuando existen infecciones de repetición de vías aéreas altas que se compliquen con sinusitis y que a su vez provoque mayores problemas (abscesos alrededor de los ojos, en nariz e intracraneales).
TUMORES: Algunos se presentan en naríz, oído y cuello.
Cuando existen enfermedades oncológicas, reumatológicas, inmunológicas entre otras que se manifiestan en oídos, naríz y garganta. En estos casos la valoración por múltiples especialidades es recomendable.

Existen padecimientos desde los más sencillos hasta los más complejos que involucran nariz, oídos y garganta. Los otorrinolaringólogos pediatras podemos diagnosticar y tratar todo lo mencionado anteriormente teniendo la opción de iniciar manejo médico y si fuera necesario de acuerdo a cada caso estamos capacitados para ofrecer tratamiento quirúrgico.  Hay que recordar que una complicación se puede evitar diagnosticando el problema desde su inicio y dando el manejo adecuado.

Leave a reply